Site Loader
Libro con moneda y plantas

Ser “inteligente con el dinero” significa que tienes conocimientos financieros, o que posees las habilidades necesarias para administrar tu dinero y tomar decisiones inteligentes y lógicas al respecto. La educación financiera juega un papel muy importante y aquí verás por qué. 

Independientemente de tu nivel actual de educación financiera, siempre hay margen de mejora tu vida financiera. A medida que cambian las políticas y se hacen cumplir nuevas leyes, tu panorama financiero puede cambiar drásticamente, para bien o para mal.

Maneras de mejorar tu educación financiera

Consulta estos consejos a continuación para conocer las formas de mantenerte actualizado y mejorar constantemente tu inteligencia sobre el dinero.

Cerdito rosa y libros sobre Educación Financiera

Involucra a tu pareja e hijos

Si solo una persona maneja las finanzas en tu hogar, considera involucrar a todos de alguna manera. Puedes descubrir diferencias de opinión que deben resolverse, pero el esfuerzo puede definir y consolidar tus objetivos financieros.

También puedes ayudar a tus hijos a aprender el valor de un peso, una lección que a menudo se pierde a medida que nuestra sociedad se vuelve cada vez más sin efectivo.

Aprender educación financiera en conjunto, es una gran oportunidad para aprender a cualquier edad sobre el manejo del dinero.

Asegura tu identidad financiera

Desde el momento que consideraste consultar las mejores tarjetas de crédito para ampliar tu estatus financiero, es importante que consideres tu identidad y seguridad.

Asegúrate de que tus cuentas permanezcan seguras al rastrear cuidadosamente tus transacciones y cambiar tu información de inicio de sesión periódicamente.

Es posible que incluso desees registrarte para el monitoreo de fraude de terceros para una mayor tranquilidad.

Consumir información regularmente

Los libros, periódicos, blogs, podcasts y seminarios web pueden contener información útil. Solo recuerda que estás consumiendo el punto de vista particular de alguien, por lo que debes reunir mucha información antes de emitir tus propios juicios.

Esto sin duda alguna, es un factor primordial para tener una educación financiera solida a cualquier edad. Es importante que este punto sea parte de tus hábitos para que logres una estabilidad en tus finanzas.

Conoce tu puntaje de crédito

Este pequeño número puede afectar dramáticamente tu situación financiera, especialmente cuando llega el momento de obtener un préstamo o comprar tu casa o un coche.

El proceso de calificación crediticia es complicado, por lo que cuanto antes comprenda los entresijos de tu puntaje, mejor.

Este punto no solo es importante para tener una educación financiera sino también es un factor clave que debes tomar en cuenta para una planificación financiera correcta.

Registra tus gastos

Tómate un momento para realizar un seguimiento de tus gastos durante un período de tiempo determinado. Puede ser sorprendente cuánto gastas en una categoría en particular, como salir a cenar, en el transcurso de un mes.

Una vez que comprendas tus hábitos, es mucho más fácil modificarlos y guiar tu dinero en una dirección diferente.

Mujer con monedero y monedas

Desarrollar una estrategia de ahorro

Una vez que registras tus gastos, puedes crear un presupuesto realista que incluya ahorrar dinero para un fondo de emergencia, un objetivo determinado o una jubilación.

Incluso si no presupuestas, es importante implementar una estrategia de ahorro. Al “pagarte” y mantener el dinero fuera de la vista (y fuera de la mente), puedes acumular una base sólida para tu futuro financiero.

El ahorro es una de las bases indispensables de la educación financiera, es por eso, que debes tomarlo en cuenta lo más pronto posible.

Incorporar una herramienta de gestión financiera

Hay una amplia variedad de herramientas gratuitas y de pago en el mercado que pueden ayudarte a administrar tus tarjetas de crédito, cuentas corrientes, cuentas de ahorro y más.

Busca y encuentra aplicaciones financieras que se ajusten a tus necesidades, esto sin duda te quitará mucho estrés financiero.

Considera cómo hacer que tu dinero trabaje para ti

Si bien esto puede parecer un consejo para los futuros jubilados o personas con ahorros sustanciales, la verdad es que tu dinero puede comenzar a trabajar para ti a cualquier edad.

Investiga los beneficios invertir o las diferentes estrategias para crear ingresos pasivos. Cuanto antes pienses en las fuentes de ingresos “externos”, más riqueza puedes acumular.

Piensa a largo plazo

Entre las maravillas que la educación financiera aporta a tu vida es que te hace pensar a corto, mediano y largo plazo lo cual te genera muchos beneficios.

Es una buena idea considerar tus opciones de planificación de jubilación y legado, incluso si estás a años de utilizarlas.

Ate cabos sueltos, como designar beneficiarios, establecer un fideicomiso o redactar un testamento, ahora en lugar de más adelante.

Tus planes pueden cambiar a medida que pasan los años, pero es bueno tener tus asuntos en orden y un objetivo final en mente para inspirar el éxito futuro.

Silueta de casa rellena de dinero

Piensa en la educación financiera como una actividad de por vida que evolucionará con el tiempo, a veces recompensándote y otras no.

Y recuerda: ¡nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para comenzar tu viaje! Cuanto antes comiences, mejor, siempre busca las mejores maneras de cuidar tus finanzas.

Daisy Robertson