Site Loader
Joven con su primera tarjeta de crédito

Comprender los conceptos básicos sobre cómo obtener tu primera tarjeta de crédito y usarla con prudencia puede ahorrarte tiempo, dinero, molestias y encaminarte hacia la construcción de un buen crédito.

Definitivamente obtener y solicitar tarjeta de credito es un gran hito y un gran reto. Es posible que ya tengas una idea de cómo funcionan y cómo manejar una tarjeta de manera responsable, pero el diablo está en los detalles.

Comprender esos entresijos antes de sumergirte te permitirá ahorrar dinero y te ayudará a generar un buen crédito más rápidamente.

Hombre con varias tarjetas de crédito

1. Las mejores tarjetas de crédito no son para principiantes

Como recién llegado al crédito, probablemente no podrás calificar para las tarjetas de crédito más valiosas, las que tienen grandes recompensas y ventajas, grandes bonificaciones o largos períodos de interés del 0%.

Esos productos están disponibles solo para solicitantes con crédito bueno o excelente e historiales crediticios más largos que cumplan con ciertos requisitos de ingresos.

Es probable que tengas que empezar con algo pequeño con tu primera tarjeta de crédito, con un producto dirigido a personas con historial crediticio limitado o nulo.

2. Con un depósito de seguridad ¡Es fácil!

Si tienes problemas para obtener la aprobación de tu primera tarjeta de crédito, digamos, porque estás comenzando sin crédito en absoluto, prueba con una tarjeta de crédito asegurada.

Las tarjetas de crédito aseguradas están diseñadas para personas con crédito dañado o sin crédito. Para abrir tu cuenta, primero deberás realizar un depósito en efectivo. Tu límite de crédito suele ser igual a tu depósito.

Los requisitos mínimos de depósito oscilan entre $2,000 y $5,000 según la tarjeta. La mayoría de las tarjetas aseguradas te permiten depositar más para obtener una línea de crédito más alta.

3. Tu primera tarjeta de crédito aumenta tu crédito

Una de las principales razones para obtener tu primera tarjeta de crédito es aumentar tu crédito. Sin embargo, si no tienes cuidado, puedes tener el efecto contrario. Todo depende de lo que hagas.

Esta guía de tarjeta de crédito para novatos te puede ayudar a entender muchos más conceptos y por ende mejorar tu historial de crédito.

4. Revisa las tarifas antes de aplicar

Los emisores de tarjetas de crédito están obligados por ley federal a divulgar públicamente ciertos términos, como tasas de interés y tarifas, antes de presentar la solicitud.

Cada institución bancaria te da una tabla que generalmente se puede encontrar en la página de solicitud de una tarjeta de crédito en línea (busca un enlace marcado como “Tarifas y tarifas”, “Precios y condiciones” o algo similar) o en un recibo adjunto.

5. El interés es completamente evitable

Una de las recomendaciones para tu primera tarjeta de crédito, es que revises que qué tipo de interés estarás manejando con tu tarjeta.

Independientemente de cuán alto sea el APR de tu tarjeta de crédito, no tienes que pagar ni un centavo de interés siempre que pagues la factura de tu tarjeta de crédito en su totalidad todos los meses.

Eso se debe al período de gracia de tu tarjeta. En pocas palabras, después de pagar tu factura en su totalidad, los intereses no comenzarán a acumularse en nuevas compras hasta la próxima fecha de vencimiento.

6. ¡Puedes – y debe! – pagar más del mínimo

Los extractos de las tarjetas de crédito muestran de forma destacada tu pago mínimo adeudado o la cantidad mínima que debes pagar para mantener tu cuenta al día.

Eso puede resultar confuso. Puede parecer una sugerencia amistosa: “Puedes pagar la cantidad total, ¡pero también podrías salirte con la tuya pagando esta cantidad mucho menor!”

En realidad, pagar menos ahora generalmente significa pagar mucho más después. El mínimo generalmente cubre los intereses y tarifas del mes pasado (si corresponde) y solo una pequeña cantidad del saldo subyacente.

Por lo tanto, cuando pagas solo el mínimo, no estás haciendo mucho por la deuda real de tu tarjeta de crédito.

Esperamos que con estas recomendaciones para tu primera tarjeta de crédito hayan sido de utilidad para ti. No olvides que un fondo de emergencia puede ser la clave para no tener estrés financiero.

Daisy Robertson